El primer Grand Slam del año esta en duda y es que durante 15 días jugadores y trabajadores estuvieron en medio de una cuarentena radical que no ha permitido salir a gran parte de los tenistas de sus habitaciones de hotel.

Ahora, un nuevo caso se ha detectado entre los trabajadores de uno de los hoteles donde se alojan jugadores y organizadores del Australian Open. Las autoridades del estado de Victoria decidieron colocar todo el sitio en cuarentena para evitar posibles nuevos contagios.

Daniel Andrews, primer ministro de esta localidad, explicó que no espera que este suceso repercuta en el desarrollo del certamen. “Podría tener un impacto mañana en los torneos previos que se están jugando, pero en este momento no veo impacto en el Australian Open propiamente dicho”, informó a la prensa.

Andrews confirmó además que el hombre que dio positivo trabajó por última vez en el Hotel Grand Hyatt en Melbourne el 29 de enero y que cualquier persona que haya estado ahí era considerada un contacto estrecho. Esto pone en riesgo a jugadores, entrenadores y funcionarios que han quedado en cuarentena a la espera de los resultados.

En el momento, se están jugando seis torneos ATP y WTA en Melbourne Park para que los jugadores pudiesen llegar en forma al evento principal, el Australian Open.

 

P